Comporta, una maravilla cercana a Lisboa

Comporta es una pequeña y bella ubicación que se encuentra a menos de 60 kilómetros de Lisboa. Cuenta con unas playas maravillosas que forma parte de la Reserva Natural del Estuario de Sado. Históricamente ha sido propiedad de la familia de banqueros Espírito Santo. Actualmente, se trata de un notable lugar de veraneo donde se puede disfrutar de las playas, la gastronomía, la naturaleza y la tranquilidad.

Comporta

Playa de Comporta

Los encantos de Comporta se conocen cada vez más.  Este magnífico  destino portugués abierto al mar mantiene su espíritu ecológico y de luxe. En su paisaje se pueden ver  playas kilométricas y vírgenes, cabañas de pescadores de paja y madera, casas blanquiazules, el intenso color  del oceáno salvaje, pinares y el espectacular verde de los campos de arrozales.

Una vez en Comporta se pueden hacer las siguientes cosas para disfrutar del veraneo:

Pasar el día en la playa

Oleaje tranquilo, aguas bellas y cristalinas, la playa de Comporta destaca como una de las mejores de Portugal. Se puede tomar el sol, relajarse leyendo un libro, pasear por la orilla o comer en el Comporta Café e Ilha do Arroz o saborerar el  pescado frente al océano en el restaurante Sal.

Practicar surf

Hay varios lugares  para los más surferos, como las calas de Vila Nova de Milfontes. Solo hay que tener ganas, llevar la tabla de surf y lanzarse al agua.

Desconectar en un hotel eco

Las Casas Na Areia,  Cocoon Lodge  o el complejo Brejo da Amada varios de los establecimientos hoteleros eco de Comporta que cuentan con cabañas integradas en plena naturaleza con todo tipo de comodidades y lujos.

Comprarse un capricho

Lavanda es una tienda multimarca donde además de comprar ropa se puede  tomar un zumo o una  sabrosa ensalada en su pequeño bar. También se puede ir a Rice, la Loja do Museu do Arroz o la Loja de Ca.

Un paseo a caballo en el atardecer

Nada más bonito que dar un paseo a caballo por las playas desiertas a la caída del sol. Solo o acompañado, se trata de una experiencia inolvidable.

Cenar en el Museo del Arroz

Se puede cerrar la jornada cenando en esta antigua fábrica de arroz con terraza sobre los arrozales.

Por último, para llegar a Comporta, se puede ir a Lisboa en avión y luego desplazase  en coche. Otra opción pasa por recorrer el Alentejo desde la frontera en Badajoz, mientra se  conocen bonitos pueblos como Monsaraz y Marvão, junto al pantano de Alqueva, el más grande del continente europeo.

Foto vía Conde Nast Traveler

Dejar una respuesta

Tu dirección de email no será publicada. Campo requerido *