El Museu do Oriente

El Museu do Oriente (Museo de Oriente) se encuentra en la doca de Alcántara, avenida Brasilia, 1350. Abre todos los día, excepto los martes, desde las 10.00 a las 18.00 horas (hasta las 22.00 horas los viernes). Cierra los festivos. La entrada cuesta cuatro euros.

A la orilla del río Tajo y próximo a Bélem, sobresale un edificio de la década de 1940 cuya arquitectura es toda una oda al hormigón. Estos antiguos almacenes frigoríficos han sido especialmente remodelados para albergar el Museo de Oriente, destinado a ofrecer testimonios de la presencia portuguesa en Asia, pero también los tesoros provenientes de las artes tradicionales asiáticas, en un sinfín de exposicionse, permanentes y temporales, con un decorado muy sombrío.

El Museo de Oriente se organiza alrededor de dos exposiciones permanentes. La presencia portuguesa en Asia atestigua el contacto y los intercambios recíprocos de influencias que tuvieron lugar entre las culturas asiática y occidental durante aquella época. Este fondo comprende más o menos 1.500 objetos de diferentes géneros artísticos como la pintura, la cerámica, los tejidos y otras artes decorativas, casi todos procedentes de países asiáticos.

En cuanto a la colección “Kwok On”, se trata de un antigua teatro de marionetas y muñecas asiáticas, en otro tiempo en París, dirigido por Jacques Pimpaneau. Esta bella colección es un testimonio incomparable de las artes de origen popular y las grandes religiones de toda Así, desde Turquía a Japón.

Esta colección reconocida como una de las más importantes en su género a nivel europeo, permite al Museo de Oriente reunir un grupo limitado de grandes instituciones internacionales dedicadas a las culturas y a las civilizaciones asiáticas.

Paralelamente a las grandes exposiciones, el museo presenta un programa de exposiciones temporales, orientado a la difusión de las artes de Asia. Una sala de actuaciones, un salón de congresos, un centro de documentación, un restaurante con vistas en el quinto piso, una cafetería y una tienda en el piso bajo completan los espacios del museo. Sin olvidar el jardín de estilo oriental, que todavía está dando sus primeros pasos.

Foto vía Debaixo do Pessegueiro

Dejar una respuesta

Tu dirección de email no será publicada. Campo requerido *