Un paseo por las afueras de Lisboa

Santuario Nacional do Cristo Rei

Al extrarradio de Lisboa se accede fácilmente desde el centro de la capital en autobús o Metro. En las afuera de Lisboa, existen numerosos lugares interesantes. En esta ocasión, vamos a destacar tres de ellos.

1º. Santuario Nacional do Cristo Rei:

Se encuentra en Alto do Pragal, Almada. Se puede visitar entre las 9.30 y las 18.00 horas todos los días (de noviembre a febrero incluso hasta las 19.00 horas).

Magnífica réplica del Cristo Redentor de Río de Janeiro (Brasil), esta monumental estatua abre sus brazos en cruz sobre la orilla sur del río Tajo. El gigantesco Cristo de 28 metros de altura, tallado entre 1949 y 1959, se eleva sobre un altísimo pedestal y fue un regalo de Franciso Franco a Antonio de Oliveira Salazar.

Este Cristo es visible desde varios puntos de la ciudad, pero merece la pena tomar el transbordador hasta la Outra Banda (la otra orilla), y de allí el autobús o un taxi hasta el monumentos. Desde la cima, a 82 metros de altura, hay una magnífica panorámica del río y la ciudad.

2º.  Centro Comercial Amoreiras:

Se ubia en la Avenida Engenheiro Duarte Pacheco. Abre todos los días entre las 10.00 y las 23.00 horas. En el siglo XVIII el marqués de Pombal hizo plantar moreras (amoreiras) en las afueras de Lisboa para fomentar la cría de gusanos de seda. De ahí el nombre de este centro comercial construido en 1985

El enorme complejo, con sus torres rosadas y azules, encierra 370 tiendas, diez cines y numerosos cafés. Atrae a mucha gente, sobre todo a los más jóvenes, ahora se han construido nuevos centros comerciales en la zona.

3º. Campo Pequeño:

Esta plaza de toros de estilo neomorisco, en ladrillo rojo, fue construida a finales del siglo XIX. Este edificio se ha sometido a una profunda reforma y se le ha añadido un aparcamiento y tiendas.

La arquitectura que caracteriza a la mayoría de las plazas de tores es las ventanas en arco de herradura y las cúpulas gemelas que se conservarán en esta remodelación.

Foto vía De Oceáno a Océano

Dejar una respuesta

Tu dirección de email no será publicada. Campo requerido *