Una ruta por Belém a bordo del tranvía número 15

Se trata de un trayecto marcado por la presencia del agua, a lo largo del Tajo, entre el barrio bajo de la ciudad y Belém, íntimamente ligado al río y a los descubrimientos marítimos. El viaje dura una media hora.

Una vez montados en el tranvía número 15,  la primera curva a la derecha lleva a calle comercial dos Fanqueiros. Una segunda curva a la derecha conduce a la praca do Comercio; a la derecha, la rua Augusta y el arco del triunfo subrayan la simetría de los lugares.

Poco después se abre la praca do Municipio. Al final de la calle, la estaci´no ferroviaria de Cais do Sodré señala el encuentro con el Tajo. En la acera de enfrente, destaca el mercado da Ribeira. 

Tranvía de lisboa

Al lado del río, el astillero da Cacilhas anuncia las docas, muy próximas, y las cumbres de la serra da Arrábida, que forman el segundo plano; impasible, Cristo Rey vigila la ciuda. Luego, el tranvía discurre a lo largo de la Colina del Atlto de Sant Catalina y los barrios de Madragoa y Lapa.

Adentrándos en el barrio de Alcantara, el tranvía deja la vía del ferrocarril para atravesa un antiguo barrio industrial y pasar bajo el puente 25 de Abril. A lo largo de la rua do Junqueira, algunas casas burguesas rodeadas de jardín resisten en medio de edificios más o menos marcados por el paso del tiempo.

A la izquierda, el Tajo brilla por momentos; en la orilla, el Museo da Electricidade señala la entrada al barrio de Bélem. A la derecha, el Museo dos Coches y el Palacio de Bélem hacen frente a la estatua de Alfonso de Albuquerque y su parque.

Más lejos, el monumento de los Descubrimientos le responde al no menos monumental Monasterio dos Jerónimos; como telón de fondo, el Centro Cultural de Bélem, que alberga el bello Museo Berardo.

Dejar una respuesta

Tu dirección de email no será publicada. Campo requerido *