El grafiti triunfa en Lisboa

grafitis en lisboa

Las autoridades del Ayuntamiento de Lisboa hartas de perseguir a los grafiteros durante arios  años optaron por usar  su trabajo por todos los rincones de la ciudad, lo que ha llevado a que sea una de las ciudades referentes del ámbito europeo en lo que a cultura urbana se refiere.

De este modo, artistas grafiteros decoran edificios, monumentos, calles con sus obras, que se han erigido  en uno de los principales atractivos turísticos de la capital  lusa, formando parte incluso de los programas de turismo oficiales para sorpresa de los visitantes.

Todo este proceso arrancó  en 2009, cuando el Ayuntamiento de Lisboa convocó a todos los interesados para sacar su talento artístico en un concurso público que les daba la opción de utilizar como lienzo las fachadas de varios edificios céntricos abandonados, algo que de manera paulatina  se fue ampliando a muchos otros escenarios de la capital como contenedores, plazas, señales o mobiliario urbano.

Esa alianza entre el Ayuntamiento de Lisboa y los artistas grafiteros se ha ido consolidando con el paso de los años creando incluso su propia ruta del arte urbano, conocida como “Go Urbana”,  un atractivo museo al aire libre de obras que se puede recorrer gratis con guías.

Los mejores ejemplos grafiteros de Lisboa se pueden ver  en la avenida Fontes Pereira de Melo. Una sombra gigante, un cocodrilo o un hombre chupando por una pajita son varias de las obras que lucen en las fachadas de los edificios, un toque de identidad singular que ha revitalizado el barrio.

La cultura “grafitera” se ha expandido a otras zonas de Lisboa  como la Alfama o el Barrio Alto, en cuyas calles se pueden observar  infinidad de obras del estilo urbano.

El departamento de Conservación del Patrimonio de Lisboa  se encarga de  gestionar todas las demandas existentes. Las únicas condiciones que existen para usar los inmuebles son las siguientes: que el propietario acceda y que el edificio se encuentre inmerso en un proceso de rehabilitación.

Foto vía Atelier du Patrimoine et d’Architecture

Dejar una respuesta

Tu dirección de email no será publicada. Campo requerido *