Una ruta a lo largo del río Tajo

 puente-25-abril-lisboa

En su puerto está el origen de Lisboa. Hacia el oeste, la ciudad se extiende hacia el mar,  a lo largo del estuario del Tajo. Embarcaderos, almacenes y barcos anclados se suceden hasta Belem, donde se encuentran algunos de los más bellos monumentos de la ciudad, constuidos como homenaje a los descubridores.

1º. Terreiro do Paco:

La ciudad se asoma al TAjo en la gran plaza de Terreiro. Aquí comienza el puerto de Lisboa: 24 kilómetros de muelles, almacenes y museos.

2º. Cais do Sodré:

Del Muelle del Sodré parten los trenes hacia la costa de Estorial y los transbordadores de Cacilhas. Aquí se encuentra también la Riberira, el muelle donde descargan los barcos e pesaca y al otro lado de la carretera, el Mercado, culminado por una gran cúpula, donde se puede comprar frutas, verduas y pescado fresco.

3º. Barrio da Lapa:

Por la avenida 24 de Julio que bordea el río, se llega hasta el barrio de Lapa, el de las embajadas y los bellos restaurantes de moda. Aquí se encuentra el Museo de Arte Antiguo.

4º. Puente 25 de abril:

Oficialmente designado en su día como Puente Salazar, por haber sido ordenado construir por el jefe del Estado de Portugal, António de Oliveira Salazar en 1960, empezó a designarse con su actual denominación después de  la Revolución del 25 de abril de 1974, que restauró la democracia en Portugal.

5º. Museo de Carruajes:

Siguiendo el paseo se llega al Palacio de Belem, antiguo retiro real y hoy palacio presidencial. Contiguo al palacio, setá el Museo de Carrozas, uno de los mejores del mundo.

6º. Los Jerónimos:

Es el monumento más célere de Lisboa y la gran obra maestra del arte manuelino. Fue erigido en memoria del viaje de Vasco de Gama a la India en 1499 y alberga las tumbas de Camoens y Vasco de Gama.

7º. Monumentos a los Descubrimientos:

Mirando al mar, este es otro de los hitos que jalonan la fachada al río del Barrio de Belem. Fue construido en 1960 en honor a Enrique El Navegante y representa una carabela con los principales personajes del Descubrimiento.

8º. Torre de Belem:

Y, por fin, se llega a  la elegante Torre de Belem. Tras atravesar un pequeño foso, se puede contemplar de cerca este pequeño bastión con poco aspecto defensivo.

Foto vía Catai Tours

Dejar una respuesta

Tu dirección de email no será publicada. Campo requerido *